EL CARICATURISTA GRÁFICO TOMÁS JÚLIO LEAL DA CÂMARA (y II)

Catarina 21

ÚLTIMOS VIAJES A MADRID: 1916 Y 1944  

Su primera estancia madrileña, previa a la década triunfal de París, la podríamos resumir diciendo que en 1898 llegó un dibujante de caricaturas y en 1900 se fue un pintor de caricaturas. Su estilo se situó, en palabras del historiador Osvaldo Macedo de Sousa, entre lo goyesco y el expresionismo ibérico.

Catarina 22

A su regreso de París en 1914, colabora desde Portugal con publicaciones internacionales, entre ellas la brasileña A Noite. Este periódico le proporcionará una nueva aventura en España. La idea era entrevistar a figuras relevantes de la cultura, política y sociedad sobre la I Guerra Mundial y la neutralidad española. Las entrevistas se realizaron en 1916 y se reunieron en un libro, llamado Miren Ustedes. Portugal visto de Espanha, publicado en 1917. 

Catarina 23

Leal da Câmara llega nuevamente a Madrid metido a periodista en la primavera de 1916  con el siguiente plan de trabajo: Entrevistar, entre otros, a José Castillejo, catedrático de Derecho Romano en la Universidad Central, quien daría una explicación histórica del porqué de la neutralidad española; al Conde de Romanones, Presidente del Consejo de Ministros y portavoz de la posición oficial del gobierno frente a la guerra y finalmente a Pérez Galdós, al que conocía desde 1899 y respetaba como liberal republicano, novelista, dramaturgo, francófilo y por tanto simpatizante de los países aliados.

Catarina 24

Para realizar esta última entrevista se dirige al "distante" barrio de Argüelles, donde vive Galdós en un hotelito neo mudéjar (el estilo favorito entre los historicismos tan de moda por entonces) de la calle de Hilarión Eslava nº 7.

...La puerta de la casa de Galdós está chapada en rutilante cobre como la entrada de un palacio moro.

Catarina 25

Amigos de Leal le habían advertido que el maestro, con tantas preocupaciones económicas, su ruina y la indiferencia oficial que rozaba la ingratitud, estaba ciego y había envejecido mucho. Más tarde se abriría una subscripción pública para proporcionar rentas al glorioso escritor. Galdós le reconoció por su voz y su acento luso. Recordaba sus dibujos con sus leyendas pero lo que más emocionó al dibujante fue cuando le cogió del brazo y por el tacto comprobaba cómo había cambiado desde la época en que vivió en Madrid.

Catarina 26

Ya entrados en materia, Galdós apoya la decisión portuguesa de combatir en el campo aliado. Encuentra admirable la actitud de Portugal y da carta blanca a Leal para que:

Ponga en mi boca para su periódico todo lo que quiera (...) todo lo que sea para ayudar (...) todo menos ser germanófilo. Por desgracia España tiene la enfermedad de la opinión dividida que obliga a no poder ofrecer a ninguna de las naciones beligerantes su apoyo militar. Incluso los que, como yo, tienen fuerte simpatía por los aliados, son obligados a conformarse con la más exquisita neutralidad (...) la germanofilia no tiene lógica ni sentido común, ni un poco de afinidad religiosa (...) si hay una afinidad, sólo la podemos encontrar en la razón política. El imperio de la fuerza bruta con las conciencias adormecidas y las inteligencias apagadas.

Durante la charla el dibujante/reportero hizo dos retratos de un Galdós a quien, recuerda Leal, Zola llamaba maestro. Son el mejor testimonio gráfico de ese encuentro.


El primero de ellos ilustró, en el libro Miren ustedes, el comienzo de la entrevista al maestro. Es un dibujo al carboncillo de línea marcada y simplificada y seguramente el primero de los realizados por su toque de inmediatez. Se observa el humear de un puro en su mano izquierda.

Catarina 27

El segundo es un original firmado, muy parecido al anterior, al carboncillo y pastel. Está basado en un boceto distinto, más elaborado y perfeccionado posteriormente, con más tiempo, lo que le hacer ganar en emotividad. En ambos casos su tratamiento los aparta de la caricatura y son los de mayor entidad entre las ilustraciones de Miren ustedes.

Esta imagen íntima y realista del paso del tiempo en Don Benito contrasta con su opinión ágil y apasionada que no le impide gritar contra la guerra y decir:

¿Será esto más que una guerra, un suicidio de la humanidad?

Catarina 28

La tensa discusión existente en la política española entre aliadófilos y partidarios de Alemania perjudicó la elaboración y difusión del libro. Una vez aparecido, no gustó el enfoque ideológico ni sus comentarios políticos, en particular, sobre el conde de Romanones, el ABC, y el entorno monárquico. Hay que recordar que Leal estaba censurado en España por sus caricaturas parisinas en L'Assiete au beurre contra la familia real española. El libro no se vendió en las librerías españolas, sólo circuló en redacciones de diarios y revistas, amigos y bibliotecas particulares.

Catarina 29

Cuenta un emocionado Leal da Câmara que al despedirse besó la mano del maestro. Pérez Galdós murió el 4 de enero de 1920. Tras un largo periodo de abandono, su singular casa y estudio fue reformada en la posguerra para convertirla en el colegio privado Miguel de Cervantes. En 1976 la propietaria del colegio vendió el chalet a una inmobiliaria y hoy es un anodino edificio moderno de pisos.

Catarina 30

Catarina 31

Este viaje significó también el reencuentro con amigos que aprovecharon su presencia en Madrid para pedirle que diera una conferencia sobre el nuevo campo artístico que había desarrollado en París: La publicidad artística. La conferencia se dio en el siempre librepensador Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid donde profundizó en los aspectos psicológicos de la publicidad, la forma de despertar la atención, el interés, el deseo y la voluntad del comprador.

Catarina 32

Fue presentado por García Gaudriz, quien entre otros temas, recordó la faceta antimonárquica de Leal, plasmada especialmente en París con la famosa colección de postales satíricas de los soberanos de Europa.

Catarina 33

HOMENAJE DE 1944

Cuatro años antes de la muerte de Leal da Câmara, España agradece su contribución artística y, organizado por los dibujantes y caricaturistas españoles, le llaman el 6 de abril de 1944 para nombrarle Miembro de Honor del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Según crónica del ABC, reticente con él años atrás, se ofreció un gran homenaje en su honor acompañado por su mujer Júlia Azevedo, viejos amigos, numerosos artistas, escritores y sus nuevos admiradores.

Catarina 34

Por Antonio Iraizoz García (*)

FUENTES

 

Juan Manuel González Martel.

Osvaldo Macedo de Sousa


(*) El autor, arquitecto urbanista e investigador, creó en 2011 el blog de historia y cultura portuguesa relacionada con Madrid “Pessoas en Madrid” https://pessoasenmadrid.blogspot.com/  

  • Partilhe